En la consulta psicológica, uno atiende pacientes con muchas diferentes situaciones emocionales. Una circunstancia que es común, es la desintegración de la relaciones de pareja. Una escena regular en la consulta es la paciente que llega diciéndole al psicólogo que no entiende por qué aunque quiere a su novio o esposo, se la pasan mal y su relación va de picada.

El psicólogo John Gottman, especialista en relaciones de pareja y quien trabaja desde hace más de cuatro décadas en el estudio de las mismas, nos describe cómo en las relaciones de pareja para que estas funcionen deben de estar basadas en una fuerte amistad, y cómo esta va totalmente de la mano a la manera en cómo reacciona una persona ante las necesidades emocionales de su pareja y viceversa.

Tras los estudios que ha realizado nos describe dos tipos de personas hablando de esta materia: “The Masters and The Disasters”, es decir, los Maestros y los Desastrosos.

Los Desastrosos pueden estar hablando de cosas placenteras o triviales con sus parejas, pero fisiológicamente están preparados para atacar o ser atacados. El ritmo cardiaco se eleva y su manera de responder a algún comentario de su pareja es de una manera hostil o agresiva. Por ejemplo, dar por hecho las actividades que hizo en el día, decirle que siempre cuenta lo mismo y no interesarse más en el tema.

De manera diferente, los Maestros muestran que fisiológicamente están más calmados, aún y que estén en una pelea o desacuerdo con su pareja. Regularmente esto está basado en que la pareja ha creado un clima de confianza e intimidad que hace que ambos estén emocional y físicamente más cómodos.

Por lo tanto, y siguiendo la propia experiencia en la terapia con este tipo de problemáticas, es notable observar que es básico la manera de cómo reaccionamos ante el lenguaje verbal y no verbal de nuestra pareja.

En este sentido, unas de las claves básicas y que regularmente se olvidan son el honrar y respetar a la pareja. No significa que una pareja solo se lleve bien, sino también que respalde las esperanzas y aspiraciones de su compañero y que den sentido a su vida en común.

Para complementar este punto básico, la columnista Emily Esfahany Smith nos describe en un escrito de The Atlantic, que la amabilidad en la pareja es básica para que haya una relación duradera.

Nos dice por ejemplo, que ser amable no significa que no expresemos nuestro enojo, pero que la amabilidad nos ayuda a elegir cómo expresarlo. De esta manera, puedes ser grosero con tu pareja o puedes explicar por qué te sientes herido y enojado, siendo esta última la manera de encaminar la relación a un ambiente de amabilidad.

Entonces, una vez más, si nos preguntamos por qué nuestra relación de pareja no funciona, habrá que echar un vistazo a cómo reaccionamos hacia lo que hace o dice nuestra pareja. ¿Estás reaccionando con críticas, desprecio y hostilidad?, ó ¿estás reaccionando con amabilidad y generosidad?

La próxima ocasión que tengas algo que hablar con tu pareja obsérvate, y de ser necesario acuérdate de que sería más sano y funcional tanto para ti como para él o ella si tus respuestas van de lado del respeto, la amabilidad, la generosidad y el honrarlo(a).

Por Nancy Rodríguez García – Lic. Psicología Clínica

nancyrodriguez@psipre.com

Referencias tomadas:

John M. Gottman. (2010). Los siete principios para hacer que el matrimonio funcione. Barcelona: Vintage Español.

Emily Esfahany Smith. (2014). Masters of Love. Science says lasting relationships come down to—you guessed it—kindness and generosity. Recuperado: Diciembre 12, 2016, de The Atlantic. Sitio web: http://www.theatlantic.com/health/archive/2014/06/happily-ever-after/372573/.

 

About The Author

Nancy Rodríguez García
Psicoterapeuta Psicoanalítica

Psicoterapeuta Psicoanalítica